Torre de Horcados Rojos: Maraya

Esta fue la primera actividad que realizamos en unos días de escalada en el entorno de Potes (Cantabria), Miguel y yo, este verano. En los que realizamos actividades muy diferentes. Escalada clásica, con las vías Maraya en Horcados Rojos y el Espolón Sur del Cueto Agero, escalada deportiva de largos en LosPegotes del Rio Cicera y escalada deportiva en el Sector Salmón de la Hermida.

Pero la prioridad era escalar en el entorno del teleférico de Fuente dé, y como proyectos teníamos Maraya en Horcados Rojos y Palacio de Invierno a la Aguja Bustamante, pero esta última no pudo ser y la he dejado en la agenda de pendientes, con muchas ganas de hacerla.


Maraya la elegimos porque a simple vista era una vía asequible y con un grado que podríamos hacer sin muchos problemas. A parte de que habíamos leído buenos comentarios sobre ella. Y si, es una vía muy buena, como nos dijo uno de los aperturistas que nos encontramos en el pie de vía, Javier Sáez, “una clásica moderna”. Roca compacta y de una adherencia muy buena, siguiendo fisuras y diedros muy atléticos y aéreos y con mucho ambiente durante toda la vía.


Respecto al grado, nos imaginábamos que iba a estar muy ajustado, y aunque solventamos todos los largos en libre y sin problemas, no te puedes confiar ni mucho menos, ya que hay pasos duros, en autoprotección y obligados que te hacen apretar por encima de lo que sería el grado del croquis. Vamos que los V+ no los regalan, y aunque yo haya puesto V+/6a algún paso puede parecer hasta más.

Una vía muy recomendable, de autoprotección y en un entorno incomparable.



COMO LLEGAR
La Torre de Horcados Rojos se sitúa, en el Macizo Central de los Picos de Europa. Con acceso por el teleférico de Fuente Dé.




APROXIMACION
Cogeremos el teleférico de Fuente Dé, y desde la estación superior tomaremos la pista y posteriormente senda que sigue el PR-PNPE 23, en dirección a Horcados Rojos por la conocida como “La Vueltona”, a la altura de la Horcadina de Covarrobres, seguiremos hacia la izquierda, sin cruzar la Horcadina. 


Pasaremos bajo las espectaculares paredes de la vertiente sur de Peña Olvidada. Comenzaremos a ascender por la senda hacia la Aguja Bustamante. Y poco después nos saldremos de la senda por un pedrero bastante incómodo. Nosotros nos pegamos a la pared y al menos tenías donde apoyarte en roca firme. Hay una oquedad/nicho en la pared, el pie de vías esta unos metros por encima.


Si el día esta claro tendremos desde un principio visible la pared sur de la Torre de Horcados Rojos, en nuestro caso las nubes nos impidieron ver nada, incluso nos pasamos de largo el pie de vía, siendo incapaces de localizarlo y llegando hasta el cruce con el Refugio de Cabaña Verónica, pero por suerte al poco el día se fue despejando.



MARAYA MD sup 230 m. (V+/6a)
La abrieron en el año 1967 José Rubio y Javier Sáenz (Cholo).

Es una vía de autoprotección, reequipada recientemente los parabolts de la R3 y R4, y con varios puentes de roca y algún clavo durante el recorrido.

Para identificar el pie de vía, iremos a un nicho/cavidad muy visible, en el que se puede dejar alguna mochila en el caso de no querer escalar con mucho peso y preparar cómodamente el material. Pocos metros por encima se ve el marcado diedro por el que iniciaremos la escalada.

L1 (V+/6a, 50 m.), Es un largo prácticamente entero en diedro, y en autoprotección, ya que solo hay un par de viejos cordinos una vez superadas las mayores dificultades. Los primeros metros son sencillos, pero enseguida tenemos el paso del largo, un diedro con fisura ancha algo desplomado, donde lo que cuesta es mover los pies, si consigues sacarlos en X, y fiarte sobretodo del derecho, estas fuera, sino sufrirás bastante. Una vez superado este diedro es mucho más sencillo  y en los últimos metros progresamos por una especie de canales/chimeneas hasta un cuerno de roca que tiene varios cintajos y donde montamos la R1.





L2 (V+, 25 m.), Comienza por una placa que es difícil de proteger, pero si te buscas la vida algo pequeño metes antes de llegar a los dos clavos. La roca es excelente, compacta y adherente, y hay pequeñas repisillas para moverse por la placa con tranquilidad. En los clavos vamos haciendo travesía hacia la derecha para progresar por un diedro con buen canto y abandonarlo por un filo muy muy aéreo pero con mucho canto y llegar en seguida a la R2, 2 parabolts



L3 (V+, 50 m.), Salimos en travesía hacia la derecha, muy aérea para enseguida chapar dos puentes de roca. Hay que superar el techito que está por encima de los cordinos, en un paso apretón y posteriormente comenzar una travesía hacia la izquierda, al principio por una especie de fisura/repisa y luego en un tramo de placa muy espectacular y aéreo. En mitad de placa encontraremos un puente de roca, que nos da un respiro. La travesía se deja proteger, pero corre el aire. Enseguida llegamos a la R3, 2 parabolts.




L4 (IV+, 50 m.), Escalaremos la canal que sale en diagonal a la derecha, tramo fácil, algo roto. Cuando se acaba la canal seguimos en travesía hacia la derecha, algo más fino y difícil de proteger hasta llegar a un nicho donde montamos la R4, 2 clavos, que reforzamos.





L5 (V+/6a, 50 m.), Salimos en la vertical por el diedro, al principio sencillo. El diedro se va poniendo muy vertical y aéreo y hay un paso donde hay que apretar bien el culo y fiarse, paso cabrón y obligado, se protege bien con friends grandes (3 y 4). Cuando ya has hecho el paso, te encuentras un puente de roca que te libera de mucha tensión. El resto del largo es mero trámite en diedro cómodo. En la parte alta justo antes de salir hay un clavo por la izquierda, pero yo no lo vi fácil de reforzar para montar la R, y su sales fuera, loa roca tampoco es muy buena. Por lo que yo monté la R con un par de Friends en unas repisa unos 2 o 3 metros  a la derecha del clavo, cómoda y sobre roca compacta.





EL DESCENSO
Hay dos opciones:
1.    RAPELANDO, no os puedo decir mucho porque no lo conozco. Tengo entendido que hay una línea de rápeles en la collada que nos separa de los Picos de Santa Ana, en dirección este, y que nos depositan en 2 rapeles,  y un destrepe, prácticamente en el pie de vía. He leído que hay que tener cuidado con los enganches de cuerda.
2.    ANDANDO:



Nosotros no habíamos estado en la cima de la Torre de Horcados Rojos y no teníamos prisa, por lo que decidimos hacer cima y hacer el descenso andando.
Se trata de un descenso  muy cómodo y sencillo, salimos andando hacia el oeste (nuestra izquierda), por unas viras muy cómodas. De vez en cuando veremos algún hito y trazas de senda. Prácticamente en horizontal sin ganar ni perder altura y con un único pequeño destrepe, pasaremos bajo la cima.. pero continuaremos hasta juntarnos con la senda de acceso normal a la Torre de Horcados Rojos, desde donde se ve Horcados Rojos. Si queremos hacer cima solo nos llevara 5 minutos más de ascenso fácil, por una senda muy marcada.





Desde las cima tenemos muy buenas vistas, aunque el día con las nubes que subían y bajaban nos impidieron ver el Picu Urriellu.





El descenso lo hacemos por la misma senda hasta Horcados Rojos y en dirección sur, con vistas del Refugio de Cabaña Verónica y sin perdida por una senda muy marcada que nos lleva de nuevo a la pared sur de la Torre de Horcados Rojos, donde nos quedamos embobados buscando otras vías que discurren por este paredón.

 Seguimos por la senda de la Vueltona que nos lleva de nuevo al Teleférico.




ADVERTENCIA: Cuidado con los horarios y masificación del teleférico en ciertas fechas del año. En Agosto en un día de diario (Jueves) nos tocó esperar 2 horas para poder bajar. Por lo que quizás sea más recomendable coger solo el billete de subida y bajar por la Canal de la Jenduda, seguro que es más rápido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario