Hayedo de Lindes

Preciosa ruta de senderismo por el Hayedo de Lindes o de la Vallinona, en el Concejo de Quirós (Asturias), y dentro del Parque Natural de Las Ubiñas – La Mesa.


Ruta relativamente sencilla, pero que no hay que menospreciar. Sobretodo hay que tener en cuenta en épocas de lluvia o deshielo, ya que hay que cruzar en 3 ocasiones diferentes Rios y Arroyos, que pueden hacer que nos toque dar la vuelta, Rio Lindes, Arroyo de la Foz Pequeña y Rio de la Foz Grande.  Ya que aunque se supone que hay puentes, nosotros tuvimos la suerte de que un alud de nieve tapaba el Rio de la Foz Grande, justo en el punto donde debería estar el puente, el cual, parte de él se lo habría llevado el rio en alguna crecida, y de no ser por el alud hubiera sido imposible cruzarlo por la fuerza que llevaba el agua.


Probablemente en el Bar Pixote de Lindes os puedan informar de como se encuentran de caudal los diferentes rios/arroyos, o incluso la existencia o no de los puentes.
Otra recomendación es que os descarguéis la información de la ruta antes, ya que en la zona hay poca cobertura y en la ruta esta poco señalizada. Nosotros fuimos un poco a la aventura y con un plano, la intuición y la suerte, disfrutamos mucho de la ruta.

DATOS TÉCNICOS
DIFICULTAD: MEDIA
DISTANCIA: 9 Km aprox.
DESNIVEL: 
Positivo 500 m. 
Negativo 500 m.
HORARIOS: 3h-4h
TRACK: Descárgate aquí el  TRACK 


COMO LLEGAR
Lindes es una pequeña aldea del Concejo de Quirós, se accede a ella por una preciosa y sinuosa carretera (QU-4) desde la localidad de Santa Marina.
Santa Marina se encuentra en el p.k 1,5 de la AS-230, carretera de acceso al Concejo de Quirós desde Pola de Lena.
En Santa Marina nos desviamos de la carretera hacia Lindes - Ricabo, cruzando por encima del Rio Trubia, y desviándonos de nuevo a la izquierda en dirección a Lindes por la QU-4.
Esta carretera discurre por el fondo del Valle del Rio Lindes, por un precioso bosque de hayas y robles, una carretera sinuosa que nos lleva tras 11 Km a Lindes, donde se acaba la carretera.
Estacionaremos junto a la Parroquia de Santo Tomas.






LA RUTA
La ruta comienza en el cruce de calles que hay junto al Bar Pixote. Al ser circular se puede hacer en ambos sentidos, nosotros seguimos la señalización, y la comenzamos en el sentido de las agujas del reloj.


En general la ruta está muy poco marcada, algún hito esporádico y alguna señal de pintura, pero casi se podría decir que no está señalizada.

El camino en este primer tramo, pese a que el terreno en general no tenía mucha humedad, estaba muy embarrado y pisado por vacas y/o caballos, y hacia que en algunos tramos estuviera intransitable si no querías meterte de barro hasta el tobillo, por lo que tuvimos que salirnos por las parcelas de los laterales y progresar despacio.




Hayas, avellanos y prados nos acompañan durante este primer tramo. Enseguida las hayas ganas protagonismo, el camino desciende hacia el Rio Lindes. Un buen puente de madera, nos ayuda a cruzar su cauce, aun así si baja muy fuerte tendremos que cruzar un segundo tramo entre piedras. Hasta aquí no hay pérdida ya que el camino es ancho.



Tras cruzar el rio nos tendremos que fijar, ya que enseguida sale un senda hacia la derecha que se adentra en el Hayedo (no está señalizado). La senda está bien marcada, pero hay que estar atento. Este tramo es de los más bonitos, un precioso hayedo con ejemplares de acebo, sobre el profundo valle del Rio Lindes y con vistas a la vertiente este de la montaña que domina en esta zona, Peña Rueda (2.152 m.). Ascendemos por la senda hasta que nos salimos del Hayedo a una zona de montebajo y espinos. Aquí tenemos visión del siguiente tramo de la ruta, con la Foz Grande encajada entre paredes y verticales laderas.
La senda se adentra en una zona de espinos muy incómoda para progresar, aquí nuestros compañeros perrunos lo pasaron peor que nosotros, una zona pinchona e incomoda, hasta que llegamos al Arroyo del Esquil.










La senda se pierde ahora por una gran pradera, y la recuperamos al final de la misma, descendiendo hacia el cauce del Rio de la Foz Grande. La senda se adentra en esta impresionante Foz, con la fuerza del rio y las Hayas, en un entorno salvaje.

Continuamos por la senda con algún hito que nos guía, perdiéndose la senda en varias ocasiones. Ascenderemos para cruzar Arroyo de la Foz Pequeña por el sitio que mejor veamos, entre piedras, para descender de nuevo obligados por la orografía rocosa que nos corta el paso hasta el cauce del Rio de la Foz Grande.






 



Pegados al rio progresaremos por donde mejor podamos, no hay una senda definida, pero el terreno es agradable. Llegamos al punto donde debería estar el puente sobre el rio de la Foz Grande, en esta ocasión imposible de cruzar, de no ser por un alud de nieve que tapaba el cauce y por el que pudimos cruzar a la otra orilla. Poco después vimos unas tablas que debían ser el puente, inexistente en la zona de caudal del rio. Por lo que no se por el alud nos hubiera tocado darnos la vuelta sobre nuestros pies.



Desde este punto tenemos unas espectaculares vistas de la vertiente norte del Fontán (2.409 m.). Si continuáramos por la Foz Grande, llegaríamos a los Puertos de la Agüeria.
Nosotros tras cruzar el cauce tomamos el ya bien marcado camino que asciende hasta El Collau (1.266 m.).








Desde aquí el camino ya es descendente hasta Lindes, entre hayas y prados, descenderemos 350 metros de desnivel en poco más de 2 km. Llegando al punto de inicio de la ruta sin perdida.







No hay comentarios:

Publicar un comentario