Peña Ubiña: Corredor de La Aguja

De nuevo por Ubiña, esta vez con intención de haber hecho “Expreso de Medianoche” al Siete, pero las condiciones meteorológicas nos hicieron cambiar de idea. Día nublado, con la nube metida a partir de los 1700 m., nieve blanda en la aproximación y con una visibilidad muy baja como para meternos por un sitio que no conocíamos, sobre todo por el descenso.


Así que sobre la marcha decidimos irnos a un corredor más sencillo y evidente. Optamos por el Corredor de la Aguja, que yo ya había escalado, pero hace un montón de años acompañando a Jesus, en mis primeros pinitos en esto del alpinismo.

En esta ocasión fui con Willy, y la confianza, la  experiencia y las buenas condiciones, nos permitió realizarlo sin encordar, ya que la única dificultad que presentaba, el resalte a mitad de corredor estaba muy tapado  por nieve y los 3 o 4 metros de resalte, eran de un hielo en el que se traccionaba bien.


Ya hay varias entradas en el blog, sobre Peña Ubiña, en ellas podéis ver el COMO LLEGAR y la APROXIMACIÓN: Juego de LagrimasGli Gli-Mari Paz, Mari Paz- Gli Gli y la Integral de Ubiña.


En la aproximación la nieve continua la pillamos en la curva que hace la pista a una altura de 1.550 m., las condiciones desde aqui hasta la entrada al corredor, no eran muy buenas, teniendo que abrir huella a mitad de espinilla, otro de los motivos por el que nos decantamos por cambiar de actividad.




En la base de la aguja, preparamos el material, nos pusimos el arnés y sacamos lo piolets y crampones, dejando la cuerda de momento en la mochila hasta ver como estaba el resalte.

CORREDOR DE LA AGUJA (300 m. III/3 70º)
El Corredor de la Aguja se inicia por la canal que sale desde la misma Aguja. Este primer tramo a 45º es una pala ancha, tramo común con “Juego de lágrimas”, que se va hacia la izquierda.

Croquis extraido de elmaquis.net
Continuamos por la canal más evidente, estrechándose y ganando algo de pendiente, un bonito tramo con ambiente, pero sencillo, que nos lleva de frente a un muro, donde fácilmente en su base haya una buena repisa de nieve.


En esta repisa es el sitio perfecto para sacar el material, si fuera necesario, ya que el siguiente paso es el diedro/resalte. Se podría montar reunión en este nicho o unos metros por encima en la misma base del diedro.



Nosotros decidimos continuar sin encordar, y asomarnos a ver el resalte, las condiciones eran buenas y el hielo dejaba traccionar bien, así que continuamos. El resalte estaba muy tapado y serían unos 3 o 4 metros algo más verticales, con hielo.

Al salir de resalte continuamos por la canal de nieve a unos 55º, sin dificultades hasta la arista, donde la visibilidad era  muy mala, y no se apreciaban los desniveles y además el viento soplaba con fuerza, no siendo muy agradable.




La progresión por la arista fue dura, por el frio, el viento, y la nula visibilidad. Aun así hicimos cima y rápidamente por la misma arista hasta la antecima que da acceso al canalón Suroeste Leones, para iniciar el descenso.




EL DESCENSO
El descenso se realiza normalmente por la pala de la vertiente suroeste Leonesa, para ello volveremos por la arista hasta unos metros antes de la antecima, para tirarnos por la pala a la izquierda, buscando las pendientes más suaves, hasta llegar a las faldas de Peña Ubiña y ya tomar dirección a Torrebarrio.

En esta ocasión en vez de descender por el canalón Suroeste, descendimos por la arista, por el que sería la ruta normal estival, evitando así el riesgo de aludes, bastante alto por el estado general de la nieve en esta vertiente sur.
De hecho al llegar al Collado del Ronzón y echar la vista a tras hacia el canalón suroeste, había muchas pequeñas coladas y unos metros más abajo un alud algo más grande. Desde el alud la continuidad de la nieve se terminaba y continuamos por la senda hasta el camino de la aproximación, donde este giraba a la izquierda, y por el camino hasta el pueblo,




No hay comentarios:

Publicar un comentario