Torre de Horcados Rojos: Carolina

Otra de las buenas actividades que hice este otoño, fue la “Carolina” en Horcados Rojos, y como no, junto con mi gran compañero de cordada de este año, Jorge Manrique. Con el que he disfrutado escalando vías que probablemente sin él no hubiera hecho, tanto en los Alpes, en la Aiguille du Midi: las  vías “Contamine” y “Kohlmann”, Hoyamoros: “Pornostars” y “En busca de la Felicidad” y en Peña Santa: “Rescate emocional”.


Escalando estas vías, nos hemos compenetrado muy bien, y los dos teníamos la motivación suficiente y estábamos lo suficientemente rodados en la escalada clásica, como para afrontar este reto con garantías de poder hacerlo y disfrutarlo. Y ese era el momento, o ese finde o este año hubiéramos tenido que desistir. Así que aprovechando el puente del 12 de Octubre nos fuimos para Picos y disfrutamos como enanos de esta gran vía

Carolina discurre por la pared de Horcados Rojos, en el mismo muro, pero mas a la izquierda de las conocidas Maraya, Rojo Libanes o Chico problemático.


En este enlace de la vía “Maraya”,  podéis ver el ACCESO a Horcados Rojos habitual. Nosotros en esta ocasión para hacer la actividad completa del todo, nos tocó subir andando desde Fuente Dé, por la senda del Hachero, al estar cerrado el teleférico por las fuertes rachas de viento.

A las 8:30 estábamos en la zona del teleférico, habíamos visto que el día anterior había estaba cerrado, y teníamos muchas dudas. A las 9:00 llego un trabajador de Cantur, y nos dice que “duda mucho que el teleférico vaya a abrir, pero que no es una decisión suya”. Ante las dudas sobre la apertura, decidimos subir andando para ir ganando algo de tiempo. Finalmente abrieron el teleférico, hizo un viaje y volvieron a cerrar. Llegamos a la vez que ese único viaje, por lo que aunque algo más cansados, contentos por la decisión tomada y con 15 € más en el bolsillo.



Ascendimos muy ágiles por la senda del Hachero, donde realmente en algunos puntos las rachas de viento eran muy muy fuertes, y dudamos si podríamos escalar la vía, pero había que intentarlo. En esta senda se salvan más de 800 metros de desnivel positivo en poco más de 3,5 km.

Al llegar al pie de vía la meteo es perfecta, sol y nada de viento en la base de la pared, así que nos preparamos y dejamos las mochilas en un vivac que hay a la derecha del pie de vía.




Habíamos oído que la trepada inicial y montar la R0 es algo delicado y que no queda un R muy potente, pero a nosotros no nos pareció para tanto. Una trepada fácil, con un pasito algo más fino, pero la hacemos en zapatillas sin muchos problemas. Y montamos un R cañón con el Friend 4 y un allien, en la base de la fisura, alargándola para que la R0 sea cómoda para el que asegura desde una repisa muy cómoda.


Y llega el momento de empezar, llevábamos referencias de que el L1 era difícil de asegurar, así que decidimos que empiece Jorge y haga los 2 primeros, él tenía ganas de hacer la famosa travesía, y yo escalaria los 2 siguientes.
La vía por su puesto que es excepcional, roca compacta, de excelente calidad y adherencia, y aérea, muy aérea. Para mí el largo más difícil es el primero, más psicológico, sin seguros fijos y con algún paso fino. La travesía es expuesta, pero si lees bien la roca vas más o menos cómodo y es casi igual de expuesta para el primero que para el segundo. El largo de 6c, se deja y los spits dan mucha confianza, pasos de regletas con un último más apretón, pero para mí, más fácil que el primero por el tipo de escalada y la seguridad de los spits. Y el resto hay que seguir escalando, no da tregua. Con un último largo que se las trae, roca  diferente y menor adherencia que para el grado que tiene te exige, y no te puedes confiar.

Pero se nos dio todo de cine, disfrutamos y la escalamos en un muy buen horario, lo que nos permitió rapelar y bajar andando de nuevo hasta Fuente Dé.

Croquis extraídos de la web de Fernando Zamora Guia de Picos de Europa

CAROLINA 6c+, 230 m.
La vía la abrieron Ángel Bengoechea, Javier Sáenz y Rafael Lopez en el año 1992.

Son unos 230 metros de vía, repartidos en 6 largos verticales y uno más de trámite para salir a la parte alta de la pared.

La roca es excepcional en sus 6 primeros largos, algo menos adherente en el sexto.

L1 (6b) Largo difícil y obligado, para mí de los más difíciles de la vía, y al ser el primero te coge más de sopetón. Fisura diagonal hacia la derecha, que se va dejando y se protege relativamente bien. Desde abajo la sensación es que vas a necesitar Friends grandes, pero se protege bien con los medianos y alliens. Cuando se acaba la fisura hay un paso de placa, fino de pies hacia la derecha para intentar proteger en una pequeña laja y salir en la vertical por un muro hasta enganchar unas fisuras.

Desde aquí mas sencillo hasta la R1 (2 spits)



L2 (6a+ expo), Largo de travesía horizontal, algo expuesto en el segundo tramo de la travesía, que podéis atenuar, por lo menos mentalmente, si llevais una uña para intentar protegerla.
El primer paso es algo descendente y fácil hasta un par de clavos.


El segundo tramo de la travesía hay que navegarlo, hacia arriba, hacia abajo, pero siempre hay alguna presa decente de mano y de pie. Tramo muy aéreo y de roca excelente.



Llegamos una fisura donde ya podremos proteger bien y la remontamos hasta una repisa donde está la R2 (2 spits).


L3 (6c+), Pese al grado, no es el largo más difícil. Se trata de un muro vertical de presa pequeña. La roca es excelente, adherente y compacta. Y esta protegido por spits, que alejan pero nada extraordinario.

Comienza en travesía a la izquierda hasta chapar el primer spit, y con tendencia a la izquierda ir navegando. Hay que utilizar bien los pies y tirar de regletas pequeñas y gotas de agua.



Un último paso vertical, con buen canto en las manos, pequeño pero neto y paso largo. 


Por encima de este paso está la R3 (2 spits), se podría encadenar con el siguiente largo sin problema, pero decidimos hacerlo en dos largos.


L4 (6a), Diedro algo desplomado, con buen canto. Largo corto de autoprotección. R4, 2 spits.



L5 (6b), Salimos de la R hacia la izquierda, en dirección a un spit que cubre el primer paso desplomado. Este paso es apretón. Una vez incorporados hay que seguir apretando para salir por una placa de presa pequeña hasta otro pequeño desplome, más fácil que el anterior. Superado este la dificultad disminuye y progresamos en autoprotección por una especie de diedro y fisuras hasta llegar a un clavo donde montamos la R5.




L6 (V+), Largo difícil para el grado que tiene, una especie de diedro/chimenea, donde el tacto de la roca no es muy bueno. Varios pasos con los pies en adherencia y protegiendo con Friends grandes y no muy buen tacto en las manos

Nos lleva a una canal donde se acaban las dificultades, seguimos escalando fácil hasta apurar la cuerda y montar la R con Friends.




L7 (III), Largo de trámite para salir a la parte alta de la pared. Todavía quedan bastantes metros y no creo que sea recomendable desencordarse, ni mucho menos.


Trepada fácil por la canal de roca hasta llegar a un hombro, destrepamos hacia la horcada y ya salimos andando para montar la R.




DESCENSO
En esta ocasión lo hicimos rapelando desde la collada que separa la Torre de Horcados Rojos de los Picos de Santa Ana. Para ello desde la salida de la vía, en la horcada, salimos andando hacia la derecha para descender hasta la collada. En la parte derecha de esta collada hay una instalación de rapel de 2 parabolts con anillas. Desde allí mismo se ve sobre una repisa la otra instalación, 2 parabolts unidos por un cordino.




Son dos rapeles cercanos a los 60 metros, que nos depositan prácticamente en el pie de vía de la vía “Maraya” y desde aquí andando por el pedrero hasta el vivac donde dejamos el material.

Hay que tener cuidado con el segundo rapel, ya que aunque nosotros no tuvimos ningún problema, se comenta de que la posibilidad de enganche de la cuerda es alta.






No hay comentarios:

Publicar un comentario